Estrenamos videoblog!

Hola a todxs de nuevo!

Estamos muy contentos de volver con vosotrxs, después de un pequeño parón, pero ha valido la pena! Estrenamos un nuevo formato que creemos será mucho mejor para vivir la experiencia Phileas al 100%! Y ese formato es el videoblog!

¿Qué mejor manera de explicar una receta que viéndola? Y sí el blog ya no era el típico de cocina, tampoco lo esperéis del video.. de hecho, aqui podéis ver el “Detrás de las cámaras” de la grabación, para que os vayáis haciendo una idea.. http://www.youtube.com/watch?v=sG5TyNLcGSo

Intentaremos detallar y profundizar la receta en el blog, para que no quede ninguna duda!

Solo nos queda pediros que os suscribáis (anda no seáis rancios!) al canal para estar informados al instante de los últimos platos y experiencias que os presentamos.

Y recordad, nosotros no cocinamos, jugamos con la comida 😉 Ciao!

THE COUNTER, DUBLIN

Hola a todxs!

En primer lugar queríamos daros las gracias por los comentarios y visitas que estamos recibiendo (con el post de los donuts hubo una subida en el blog que ni la de la luz).

En segundo lugar, nos alegra mucho ver como vais haciendo en vuestras casas las recetas y a su vez, como de todas partes del mundo, nos mandáis fotos y recetas para que las vayamos publicando. Gracias!

Y ahora, seguimos con nuestra sección semanal del Phileas Fork Club, como sabéis, restaurantes de todo el mundo, los cuales recomendamos para que vayáis, bien en vuestras ciudades, como si vais de viaje.

El elegido, es el restaurante The Counter (custom built burgers) en Suffolk street, Dublín.

El verano pasado, tuve la oportunidad de pasar una temporada en Irlanda, país que me cautivó. Podría describiros los paisajes, ciudades y pueblos.. pero no acabaríamos.

Como amante de la cerveza que soy, puedo decir que estuve en el paraíso, en el reino de la cebada. Cada calle tenía su pub (pasé por pueblos que tenían pubs y no panadería o tiendas), muchos de ellos con música en directo. Lo más curioso de todo, es que no importaba el día que fuera, siempre había gente bebiendo (y después los españoles tenemos la fama!). Y claro, allá donde fueres haz lo que vieres puedo decir sin miedo a equivocarme que más de 130 pintas cayeron.. (mejor no dar cifras exactas, este blog también lo lee la familia y se supone que soy un tio serio y responsable).

Respecto a la cerveza solo daré un apunte, la más famosa es la Guinness (buenísima), pero os aconsejo muy especialmente la Kilkenny, originaria de la ciudad de mismo nombre.

Mi aterrizaje (gastronómicamente hablando) en las calles de Dublín fue casi como el de los italianos en los años 20 a Nueva York. Miraba con asombro los Papa John’s Pizza, puestos de waffles.. Infinidad de variedad de restaurantes internacionales. Y es que la gastronomía irlandesa es muy similar a la británica con el (Irish Stew o estofado irlandés) como plato más conocido. Pero todo lo demás, (siempre en mi humilde opinión) deja bastante que desear. Es por eso, que tienen un aire tan norteamericano, y tal variedad de gastronomía en sus calles.

Realmente podría haber recomendado muchísimos restaurantes en Dublín (Pablo Picante, El Arepazo..) pero me he decantado por The Counter, por su variedad de productos (muchos muy difíciles de obtener en España) y porque puedes comer las hamburguesas más bestias si te lo propones.

Es una franquicia norteamericana, con restaurantes en 7 estados (Siendo California donde predomina), Arabia Saudí e Irlanda.

Lo que tiene de especial este restaurante (además de su increíble calidad) es que tú decides como y con qué quieres tu hamburguesa, con más de 312120 combinaciones!

Los pasos a seguir son los siguientes;

En primer lugar elegir tipo de carne (ternera, pavo, vegetal, pollo, especial) y tamaño (1/3 lb=150gr hasta 1 lb= 450gr)

En segundo lugar, eliges el pan (esto de por sí ya es novedoso, en cualquier lugar te comes el que hay). Pudiendo elegir entre; Pan hamburguesa normal, chapata, sin gluten, de trigo, English Muffin (muy esponjoso) o en plato.

En tercer lugar, toca elegir el queso! Me encanta el queso, no he tenido oportunidad aún de escribir sobre el tema, pero prometo hacerlo! Como decía, queso. La variedad es infinita (unos 15) Mi recomendación, (diréis que estoy loco) pero el queso azul en la hamburguesa es la mejor cosa que hayáis probado nunca, pero si os gustan más suaves, sin ninguna duda, os recomiendo el Tillamook cheddar o el Jack (lo que decía antes de ingredientes que no están en España). Aunque el suizo también es muy buena opción.. uff yo utilizaría uno para cada día de la semana.

Imagen

En cuarto lugar, toppings a tope! (podéis elegir cuatro, pero si queréis más, por 0,50 lo tenéis).

Aquí ya nos vamos a 35 condimentos, por lo que os destacaré mis preferidos.

Bacon ahumado (lo siento, amo el ahumado), guacamole, champiñones (si nunca los habéis probado en la hamburguesa, os lo recomiendo, es muy yanki), para los del picante (jalapeños forever), cebolla caramelizada y por último pepinillos, siempre!

Consejo: 1. Si os habéis pedido un pan chapata aconsejo huevo frito, dará una textura a la hamburguesa mucho más tierna. 2 Si queréis probar algo diferente, utilizad piña! (olvidaos del tradicional tomate, probad una pieza de fruta en su lugar, piña, pera, manzana..)

Y por último, salsas! Las adoro, alegran el día a cualquiera y son capaces de arreglar el peor plato. 25 tipos diferentes, para todos los gustos. Mis preferidas son; Spicy Sour Cream (nata agria picante), Russian Dressing o Mil islas, Red relish (mostaza con encurtidos) o habanero (para los más hot).

Os costará alrededor de unos 15€ si os rayáis casi tanto como lo hice yo con una siempre cerveza como bebida y buffalo wings como acompañamiento!

Por todo ello, denominamos al The Counter, digno miembro del Phileas Fork Club!

Imagen

DONUTS

Hola a todxs!

 Hoy es un día especial. Nos vestimos con el delantal de gala (algún día os enseñaré mi top5 de delantales) y nos ponemos con tono solemne para presentar una receta esperada por todxs, la receta de los Donuts!

 Tras haber superado con creces el reto que os planteamos (conseguir 50 comparticiones del post en Facebook), traemos una receta la cual subimos al podium de las más deseadas junto (de momento) las bacon cheese fries.

 Los donuts es la clase de producto que crea fans o grupis dispuestxs a hacer lo que sea por darle un bocado o incluso mojar con uno (ehh que bien hilado 😉 )

 Son tan preciados, que es la única bollería (junto con los Canel rolls) que cuenta hasta con franquicias propias (Dunkin’ Donuts, Bagel Shop..).

 Y es que solo un amante del dulce, un yonki del azúcar glas, un ninfomano del chocolate puede entenderlo. El donut engancha por esa esponjosidad que lo caracteriza, ese azúcar ligeramente crujiente que nos hace cerrar los ojos instintivamente de placer y ese sabor considerado casi pecaminoso.

 Después de esta presentación (lo sé, estáis babeando cual Homer Simpson) es momento de ponerse al lío!

 INGREDIENTES

30 uds (ale, a reventar!)

 Masa

-300gr Harina de trigo de Fuerza

-200gr Harina de trigo (podéis usar 500gr de Harina normal sino queréis dos diferentes)

-100gr Azúcar

-5gr sal

-40gr levadura fresca

-230ml leche (que no esté fría)

-1 huevo

-40gr mantequilla

-Esencia de vainilla (en mi opinión, es lo que le da el toque característico)

-Abundante aceite suave (Girasol)

 Glaseado

-200gr azúcar glas

-40gr mantequilla

-2 cdas de agua

 

 PREPARACIÓN

 Como toda elaboración que se prepara con harina, su éxito reside principalmente en la masa, como bien decía Telepizza hace años “El secreto está en la masa”

 En primer lugar, mezclaremos todos los ingredientes secos. En segundo lugar añadimos la leche, el huevo y dos cucharadas de esencia de vainilla y lo mezclamos todo.

 Empezamos a amasar, mis abuelas (esas grandes cocineras que hacen todo de una forma irrepetible) siempre me han dicho que hay que amasar con ganas. “Los puños, puños, con fuerza” (más pequeño sonreía imaginando que era Muhammad Alí). Pues eso, amasar hasta que se quede una textura consistente y pringosa.

 Ponemos sobre la mesa (u otra superficie) un poco de harina y nuestra masa,para que se empape un poco de la harina y pasaremos a mezclar con mantequilla mientras seguimos amasando. Pasados unos 5min amasando (la masa ya no se pegará), haremos una bola y la dejamos tapada durante 1 hora en una superficie para que fermente (debe multiplicar su volumen casi tanto como la tripa de John Travolta).

 Pasada la hora, expandimos la masa con un rodillo dejando un grosor de 1 cm aproximadamente. Con la ayuda de algún molde circular hacemos los donuts (un descorazonador puede servir para el agujero central) y los pintamos con un poquito de aceite de girasol. Mientras, vamos calentando aceite en un recipiente (sartén grande u olla).Imagen

Ponemos los donuts a freír (1minuto cada lado). Consejo; cuidado cuando llevemos un par de tandas porque el aceite puede estar muy caliente y se nos quemarían y estarían crudos por dentro por lo que bajaremos el aceite. Los dejamos a un lado sobre una base de papel escurriendo el aceite.

 Preparamos el glaseado! Calentamos la mantequilla al micro hasta derretirla, y la ponemos sobre el azúcar glas. Con cuidado iremos vertiendo agua y batiendo hasta conseguir una textura parecida a la leche condensada.

Remojamos los donuts en el glaseado y los dejamos secar.

Ya tenemos nuestros donuts para cebarnos mientras vemos una peli este finde o para el desayuno dominguero!

 

Y recordad, nosotros no cocinamos, jugamos con la comida! 😉 Ciao!

Sausages time

Hola a todxs!!

 Volvemos al blog después de un pequeño parón al más puro estilo Ferran Adrià, para obtener nuevos platos, recetas, sabores.. de nuestro increíble y delicioso viaje a Alemania.

 He de confesar algo, un pequeño secreto que no suelo contar por vergüenza pero que hago siempre. Cada vez que viajo, las primeras visitas que hago sabéis donde son? Monumentos? Museos? Restaurantes? No, al supermercado.

 Decía Albert Camus que cada país se juzga por el estado de sus prisiones, bien, pues para mi, por sus supermercados. Pensadlo, no se me ocurre nada mejor que represente las costumbres y gustos de un país que un supermercado.

 Tesco, Carrefour Exprés, Auchan, Aldi.. son muchos los que he visitado, el último Globus, en Alemania. Me quedé alucinado cual colono en las Américas descubriendo plata en las montañas, con su variedad de productos! siendo las cervezas, salsas y salchichas su mayor repertorio.

 Y es en este punto donde quiero centrar el post de hoy; clases de salchichas (absténgase chistes fáciles ¬¬) y receta simple de una especialidad alemana, el currywurst.

 Descubrí mi total ignorancia ante tal variedad de salchichas y es por ello, que después de un profundo estudio y cata (lo que hay que hacer por la divulgación gastronómica) he conseguido hacer una clasificación bastante sencilla.

 En primer lugar debemos agrupar las salchichas en dos grandes grupos; Bratwurst (se asa a la plancha) y Brühwurst (hervida o escaldada). Es muy importante tener la clasificación clara ya que a la hora de cocinarlas, podemos hacer un estropicio (cosa que me ha pasado en más de una ocasión ya que mi alemán para entender las “instrucciones” es equivalente al inglés de Rajoy).Imagen

 

Bratwurst:

-Thüringer Rostbratwurst: (Turingia) Compuesta de carne picada de cerdo y diversas especias, entre ellas el alcaravea y mejorana.

Nürnberger Rostbratwurst: (Nuremberg) Muy conocida por ser pequeña (7 a 9cm) Aunque igual para los asiáticos es tamaño estándar.. juas juas.

Bockwurst: Carne de cerdo, ternera, etc aderezada con pimentón, pimienta blanca y sal (es de las más gruesas).

 

Brühwurst:

Wiener Würstchen o Frankfurter Würstchen (las más típicas, alargadas y piel crujiente)

Weißwurst: Condimentos como la mortadela

Bierwurst: Salchicha de cerveza (Sí, habéis oído bien)

– Lyoner: Ahumada.

Leberkäse: (Baviera).

 

Dicho esto, pasamos a la receta de un plato que lo he probado muchas veces y me encanta. El currywurst.

 El Currywurst es el fast food por excelencia de Alemania, famoso por todo el país aunque originario de Berlín. Consiste básicamente en salchicha acompañada de patatas fritas o panecillo, y con su típica salsa de tomate y curry. Las versiones más básicas, y algo cutres (Puro estilo Phileas!!), simplemente mezclan kétchup y curry, pero la versión casera me ha gustado mucho. Si os gusta más picante, apostad por una buena mezcla de especias de curry o añadid un poco de cayena.

 

INGREDIENTES:

 -1/2 cebolla

-1 diente de ajo,

-250 g de tomate al natural troceado

– 1 cucharada de azúcar,

-Media manzana

– 1/2 cucharadita de vinagre de manzana

-1 cucharadita de mostaza

-1-2 cucharadas de curry, 1/2 cucharadita de sal, pimienta negra, aceite de oliva

 -4 salchichas alemanas tipo Bratwurst.

 

PREPARACIÓN:

 Picar la cebolla y el diente de ajo. Calentar un poco de aceite de oliva en una sartén y sofreír ambos unos minutos. Añadir el tomate con sus jugos y la cucharada de azúcar, y dejar reducir unos minutos.

Incorporar la manzana hecha puré, el vinagre de manzana, la mostaza y el curry. Salpimentar y mezclar bien. Dejar cocinar a fuego suave hasta que reduzca y espese y el tomate esté casi deshecho. Triturar con una batidora y devolver a la sartén para que reduzca hasta la consistencia de salsa que queremos.

Cuando la salsa esté casi lista, calentar un poco de aceite en una plancha o parrilla y cocinar las salchichas a fuego medio por ambos lados, procurando que no se doren demasiado. Rectificar de sal y azúcar la salsa y listo!

 Consejo: Siempre que comáis salchichas, el chucrut y la patata es un acompañamiento delicioso!

 

Y recordad, nosotros no cocinamos, jugamos con la comida. 😉 Ciao!

Imagen

SUSHI MAKI

Konnichiwa! こんにちは!

 Volvemos con las recetas después de una guía imprescindible sobre picantes y nuestra edición de restaurantes del mundo. Y lo hacemos con el sushi maki!

 Japón para mi no es un país más, es el país. Quiero visitarlo desde que tengo uso de razón (muchos no sabrían calificar cuando empezó eso, si es que pasó alguna vez).

 Es un país, que aparte de estar más salidos que el pico de una plancha y jugar/crear videojuegos, tienen una cultura milenaria (con una base budista y tradicional, asentada en el respeto, honor..) y una gastronomía riquísima.

Imagen

 El sushi para mi es como el primer polvo (Ala!). La primera vez que lo pruebas, es decepcionante ya que esperabas las maravillas que te habían contado, e incluso te disgusta, pero cuando más lo pruebas, más te gusta, hasta que no puedes parar de hacerlo. Lo que si es seguro, es que el sushi no deja indiferente a nadie, o te encanta o lo odias.

 Tendemos a llamar sushi a todo, pero no es exactamente así. Vamos a intentar hacer una clasificación rápida y sencilla.

 –Makizushi: “Sushi en rollos” se monta colocando el arroz sobre una lámina de algas nori secas, y rellenándola con verduras o pescado (El que hoy traemos).

Uramaki: El uramaki difiere de los otros sushi porque el arroz está en el exterior y el nori se encuentra adentro. El relleno está en el centro rodeado por una capa de nori, luego una capa de arroz, y aparte otros ingredientes como huevas o semillas tostadas de sésamo.

Nigirizushi: Posiblemente la forma más común de sushi en Japón. El “sushi amasado” se moldea a mano en forma de varilla oblonga; encima de un bloque de arroz se coloca pescado, marisco u otro ingrediente plano, normalmente sazonado con algo de wasabi, y a veces se añade una fina tira de alga para mantener el pescado en su sitio.

Temaki: Es un cono de gran tamaño formado por una hoja de nori rellena de arroz y otros ingredientes en la parte abierta del cono. Un temaki típico tiene alrededor de diez centímetros de largo y se come con la mano al ser demasiado grande como para emplear los palillos.

 

Los restaurantes japoneses así como sus ingredientes son caros. Y este es un punto que me parece interesante destacar. Si queréis comer sushi bueno, de calidad y el original, no vayáis a un wok, id a un restaurante expresamente japonés (eso sí, cuando veáis el ticket os acordaréis de mi querida madre) ya que utilizan atún y salmón de la mejor calidad.

 Lo que hacen en los wok, y es el consejo que os doy para hacerlo en casa (aquí siempre hacemos lo barato), es utilizar en vez de pescado fresco, palitos de cangrejo, salmón ahumado o gambas. NO compréis los ingredientes puramente japoneses (algas, vinagre de arroz..) en hipermercados (a no ser que no os importe perder el riñón) compradlo en los barrios chinos.

Imagen

 (Mi amigo y cocinero Jose Angel preparando pollo al limón (siempre que hacemos cena, vamos a tope), mientras yo hago el maki).

 

 INGREDIENTES:

Algas nori

-Arroz para sushi (es limpio de almidón) si lo compráis normal, que sea largo y lavadlo 6 veces.

-Vinagre de arroz

-Sal

-Aguacate/Pepino (O ambos, lo que más os guste)

-Salmón ahumado

-Salsa de soja

Wasabi (mejor comprarlo en polvo y mezclarlo con agua para hacer la pasta)

Gari (Jengibre encurtido) Opcional, a mi me sabe a colonia..

 

PREPARACIÓN:

En una cazuela ponemos el arroz junto con los 360 ml de agua. Ponemos a cocer a fuego fuerte y una vez que rompa a hervir lo bajamos a fuego medio-bajo. Lo tapamos y cocemos durante unos 8 minutos, siempre con la cacerola puesta.

 Una vez cocido retiramos el arroz del fuego y dejamos reposar otros 10 minutos, siempre con la tapa puesta. Lo pasamos a una bandeja para que se enfríe. Aliñamos el arroz una vez este templado con vinagre de arroz, poco a poco mezclando con una cuchara.

 Colocamos todos los ingredientes. El arroz ya frío, agua para mojarnos las manos y que no se nos pegue el arroz, el relleno que queramos y las algas nori encima la esterilla (ver foto)

 Nos mojamos las manos y colocamos encima del alga una capa de arroz dejando un par de cm sin cubrir. Me dijo mi amigo Reo, de Toyota (sí, como el coche) que se deja 1cm sin cubrir bajo y 2c arriba. Ponemos en la parte inferior el relleno (sobre el arroz), en este caso he usado salmón ahumado y aguacate pero como he dicho, lo que queráis.

 Para enrollar, hay que ayudarse de la esterilla, haced un poco de presión envolviendo parte del relleno y quedará prieto, luego es simplemente enrollar manteniendo esa leve presión. Los que fumen (y no diré yo el qué) notarán cierta maña a la hora de liar.

 Por último, mojamos el cuchillo y cortamos el rollo (aconsejo cortar por la mitad y así sucesivamente hasta tener unos 8 makis aproximadamente).

 Ya tenemos listo nuestro maki sushi! Ahora ponemos el wasabi en un pequeño recipiente, la salsa de soja en otro y el jengibre en otro.

 Consejo: El sushi debe comerse con palillos o sino, con las manos, pero nunca con cubiertos metalicos ya que su sabor no es el mismo. Esto, que os puede parecer una gilipollez protocolaria japo, tiene mucho sentido, ya que tanto la bebida como la comida, está pensada para que conserve el 100% de su sabor. A que no se os ocurriría beberos un Arzuaga Crianza 2010 Ribera del Duero en vaso de plástico? Pues eso.

 

 Y recordad, nosotros no cocinamos, jugamos con la comida.  😉  Ciao!

Imagen

Devil’s Kitchen, Barcelona

Bona nit a tothom!

 Hace un par de días, sacamos nuestra primera encuesta (continúa abierta) para que dierais vuestra opinión sobre futuras recetas, estilos y localizaciones de restaurantes.

En este último apartado, la opinión fue prácticamente unánime, el próximo Restaurante Phileas debía ser en Barcelona, y aquí estamos!

 Lo cierto es que es una ciudad que me apasiona. Cada vez que la visito, me gusta más (algo siempre complicado), siempre descubres lugares nuevos y cosas que hacer.

 Curiosamente me resulta más complicado hablar de esta ciudad, puesto que está muy presente en nuestro día a día, prácticamente todos los lectores de este blog hemos estado y tenemos nuestras referencias definidas.

 Y sí, me encanta. Me encanta callejear por el Raval, pasear por la Rambla, ese ambiente tan cosmopolita, mediterráneo, festivo, que me hace sentir como en casa. Un momento, que coño, voy a poner “Barcelona” para entrar en ambiente y seguimos hablando. Vale. Lo que decía, la Sagrada Família también, como no inacabada (sinceramente, yo creo que debería quedarse así) Que interés tendría que pusieran ahora la Torre de Pisa recta? Pues aquí igual, ya forma parte de nuestra memoria colectiva, el Park Güell, etc.

 La gastronomía catalana merecería varios post (la más galardonada). Su éxito radica (siempre he querido decir eso) en el uso del marisco combinado con los de la huerta. Su estilo internacionalmente conocido es el “Mar i Muntanya” (combinar carne y marisco), salsas (romesco) y muy destacados sus postres (coca de Sant Joan). Centrando en lo que sería la provincia de Barcelona, destacaría; la escalibada, panellets y pan tumaca.

 La elección del restaurante ha sido compleja, ya que es imposible elegir sólo uno (tengo tantos en la memoria). En todo caso, estoy convencido que será el primero de muchos.

 Y no es otro que el Devil’s Kitchen, situado en la calle de la Lleialtat, 4, El Raval. Situado en la zona antigua, área intercultural que le viene al pelo para nuestro Club.

 El Devil’s Kitchen es un restaurante puramente Phileas. Especializado en cocina alemana/centroeuropea y combinado con puro Fast food, buena calidad y al mejor precio.Image

 El lugar pequeño, muy ambientado, con mesas tipo bar altas y una zona más cómoda, además de la barra con sillas, para aquellos que disfrutan ver preparar sus alimentos frente a ellos. Aunque eso sí, bastante pequeño, hay momentos que parece que estés en una taberna vasca de pintxos.

 Sus hamburguesas son increíbles (carne de calidad, sabrosa y sin grasa) y a buen precio (4,60 €), con diferentes salsas a elegir (para los del picante, salsa Inferno).

 Las salchichas: El currywurst  fue mi elección (salchicha enorme ahumada con Ketchup y curry, 4,60 €) es excepcional y auténtica. Pero hay muchísimo más, Weisbrust (Baviera), Nurnberger (4 mini salchichas de dicha zona 3,90€), codillo de cerdo con chucrut (me encanta el chucrut), alitas, champiñones..

 Por su carne recomiendan el sandwich cheesesteak y existen varias combinaciones o combos que también son muy buena opción.

 El servicio en mi caso, fue muy bueno. Rápido, muy amables (dueños alemanes por cierto) y atentos. Siempre puesto el fútbol alemán en la TV, que contribuye mucho a trasladarte allí.

 La bebida. Oh yeah! Todo restaurante de comida alemana debe cuidar su bebida y tener la cerveza de mejor calidad. Y es su caso. Cerveza de importación (recomiendo Gelde) rubia estilo Pilsen y otras muchas. También tienen Glühwein (vino caliente alemán), típico en Noviembre/Diciembre, que me hizo recordar mi viaje a Estrasburgo (un olor muy característico).

Por todo ello, denominamos al Devil’s Kitchen, digno miembro del Phileas Fork Club!

Image

Picantes del mundo

Feliz viernes a todxs!

Ya estamos en el finde, una buena ocasión para poner en práctica nuestras recetas o visitar restaurantes diferentes!

Hoy no traemos ninguna receta, es más bien, una pequeña guía (para próximas recetas) para explicar y nombrar la cantidad de chiles o clases de picantes que existen en el mundo.

No os parece increíble (poned canción Freedom) que en España, a los que nos encanta el picante, tengamos tan pocos lugares donde comer o compralo? Quién no se ha sentido estafado comprando una salsa que ponía Hot y después picaba menos que la pimienta? Quién no se ha sentido estafado pidiendo una Vulcano en una pizzería? Por no hablar de la incomprensión cuando te dicen, “el picante mata el sabor”. No, perdona, lo potencia! Pero poco se acuerdan del sabor cuando le meten mayonesa a un filete.. (por ejemplo).

Somos minoría aquí (de hecho los españoles tenemos fama de muy blanditos con el picante en el extranjero), pero somos, y por tanto todo restaurante debería tener su plato o salsa especial. Por todo ello, amantes del picante, alcémonos ante tal discriminación! (fin de la música).

Mi experiencia con el picante se remonta a los 7-8 años, con los ajillos de cayena y las guindillas vascas (la típica que venden en los encurtidos) y que por cierto, en la pizza queda de vicio.. Pero sin ninguna duda, el hecho que marcó un antes y un después en mi vida, fue la visita a México a la edad de 10 años.

Concretamente en un pequeño pueblo en la provincia de Yucatán, a mitad camino de Chichén Itzá. Entramos a un restaurante, estilo buffet y fui como un rayo a descubrir todos esos exóticos y deliciosos platos (desde pequeño ya era así). La guía nos dijo que los españoles no probáramos el chile Habanero (lo que decía antes de la fama que tenemos) y claro, quién fue el único inconsciente que no hizo caso? Servidor. Recuerdo perfectamente al camarero/reponedor sonriendo mientras me ponía alegremente salsa habanera a una patata rellena de carne picada, con cara de “Vas a flipar pinche pendejo”. Efectivamente, al primer bocado, sentí puro fuego dentro de mi y se hincharon los labios cual Carmen de Mairena, (los efectos normales son: sudores, moqueo, ojos llorosos, incremento corriente sanguíneo..).

Aquella experiencia fue sin duda mi bautizo en el picante o como se vería posteriormente, el surgimiento de un Obelix, ya que también puedo decir que prácticamente caí en una marmita cuando era pequeño..

Antes de empezar con la clasificación de picantes, escalas, etc, para los menos fans del picante o para los que sí lo son puedan difundirlo. El picante es saludable para nuestro organismo, pero hay que consumirlo con moderación (como todo). Algunos estudios señalan que el chile protege el revestimiento del estomago y ayuda a prevenir el daño gástrico ocasionado por las pastillas anti inflamatorias.

Tienen un elevado número de nutrientes como el calcio y las vitaminas A y C, y existe evidencia de que el chile puede reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, ayuda a prevenir la diabetes y acelera el metabolismo. También pueden ayudar a prevenir el cáncer.

El grado de picante se mide a través de una escala, llamada Scoville (anualmente revisada, ya que continúan encontrándose nuevos chiles).

Imagen

El más picante del mundo apto para consumo humano, es el Naga Jolokia o Ghost Pepper, procedente de la India (del que tengo una salsa en casa tras años de búsqueda. Quedáis formalmente invitados a probarla). Hace dos años, salió una versión muy parecida llamada Trinidad Escorpión (México).

En la mayoría de países, el picante está integrado en su gastronomía. En indonesia es muy famosa su salsa Sambal, (que descubrí gracias a mi tía holandesa),  en Japón el Wasabi, India el ya mencionado Ghost Pepper y muchos otros, en ambas Coreas el Gochujang (especie de tomate para untar), en el norte de Árfica la Harissa, al este los habaneros amarillos, en EEUU la salsas estilo Louisiana (tabasco, Frank’s..) y que decir de México! La cuna del picante.. Destaco el habanero, el chile serrano (se come en un plato con aceite, y a cada mordisco de tu taco, uno de serrano), jalapeños como no y el chipotle (jalapeño ahumado), el más fino y sabroso para iniciarse.

Recomiendo: Salsa habanera para burritos, Harissa en el cous-cous, jalapeños en la hamburguesa o rellenos de queso, chipotle para la carne, Sambal para arroz frito. Ghost Pepper combina con todo, pero la medida debe ser media cucharada de café para tu plato de arroz (aprox).

Consejo: Tendemos a beber agua para calmar el picor, pero lo cierto es que sirve de muy poco. En Thailandia es muy común comer picante con un plato de rebanadas de pepino que calma considerablemente el picor. El yogur o salsa agria (en la comida texmex es muy utilizado también).

Si os gusta el picante más extremo, la siguiente pregunta que os surgirá es, y donde puedo adquirirlo?  En la sección internacional de los hipermercados lo máximo que encontraremos son jalapeños (rebanados y rebajados de picante), tabasco, chipotle (en El Corte Inglés) y salsa verde con suerte. Para un picante más selecto solo hay dos opciones; Internet (de lo que me he suministrado durante años) o tiendas especializadas (mexicanas o estadounidenses). También en los barrios chinos de las ciudades, podéis encontrar todos los tipos de salsas picantes asiáticas.

Espero que os haya servido y pronto nos contéis vuestras experiencias!

Imagen (Estas dos acojonan a cualquiera..)